jueves, febrero 22, 2018

"Silencio, se rueda" (Proyecto Paraíso de Letras)





En la biblioteca de los sueños,
tu aliento salpicas,
me muerdes los labios,
me bebo tus suspiros,
zambulléndose tu lengua,
al paraíso de mi garganta.

Esencia húmeda latida
del verbo que me penetra
desde la prosa vertical
hasta el verso que me delira.

Y mientras la escena se graba
con la cámara de fotos
me voy pintando la boca de rojo
con la barra de carmín apasionada,
deletreando tu nombre que me sabe
al placer del pecado.




Mi granito de arena para el Proyecto "Paraíso de Letras" promovido por Ginebra Blonde.





Safe Creative #0907274170999


domingo, febrero 18, 2018

"Lenguaje"





¿Y qué importa si no estás?
si con cada letra que escribo te beso,
con el silencio de cada espacio te recuerdo,
con cada coma te presiento.

¿Y qué importa si no estás?
si mis palabras te invocan
y mis brazos se laceran
de tanto abrazarte.

¿Y qué importa si no estás?
si de tanto pensarte
se confunden mis versos
con el rostro de tu lenguaje.

¿Y qué importa si no estás?
si bajo el manto de la noche
me roza la oscuridad entre las sábanas,
meciéndome hacia el encuentro de tu luna.



Safe Creative #0907274170999


miércoles, febrero 14, 2018

"Suspiro" (Relato juevero)





Suspiro con mis ganas locas,
los besos que nunca me diste,
tu aliento del que bebo sin tenerlo,
las caricias que mi piel inventa.

Suspiro con fiebre enmudecida,
tambaleándome en el silencio,
desmayándome en el tiempo,
al percibir tu voz indiferente.

Suspiro tu sexo entre mis piernas,
orgasmándome cada vez que te pienso,
en mi inquietud desbaratada
entre relámpagos, truenos y tormentas.




Más relatos jueveros sobre suspiro en el blog de Matices.







Safe Creative #0907274170999


lunes, febrero 12, 2018

"Con la moto a la deriva" (Proyecto Paraíso de Letras)



Verónica era una joven demasiado liberal y rebelde, le encantaba ir contracorriente, porque le gustaba vivir la vida a su manera. Una de las muchas aficiones que tenía, además del sexo, era conducir su moto, le encantaba volar con ella, era feliz perdiéndose por la carretera, o por entre las rutas que conducían a las praderas.

Aquel día la moto se le había estropeado dejándola tirada en medio de un camino. Al cabo de un rato una furgoneta se detuvo. De dentro salió un joven de aspecto bastante atractivo que estaba dispuesto a ayudarla.

- Hola, me llamo Raúl, parece que se te ha estropeado la moto, no te preocupes que yo te ayudaré, ¿ves aquel caserón allá en el horizonte? pues allí vivo yo, vamos allá que tengo las herramientas necesarias para ayudarte, le dijo el joven.

- Muchas gracias, yo me llamo Verónica. Te agradezco tu ayuda.

Entre ambos metieron la moto en la furgoneta, se subieron al vehículo, y se dirigieron al caserón.

Raúl abrió con la llave la puerta del garaje, y al entrar ambos, Verónica, observó, que en aquel lugar había, entre otras cosas, un  antifaz, unas esposas, una vela, y hasta un revólver, y entonces, al ver esto último es cuando ella se puso algo nerviosa, mordiendo todo el tiempo la cruz que le colgaba del cuello.

- ¿Estás nerviosa? Le preguntó Raúl.

- Un poco sí, porque estará mi madre preocupada al ver que tardo en llegar, dijo Verónica.

- Si quieres puedes llamar a tu madre, ahí tienes el teléfono- le dijo él.

- Sucede que... ¡¡uffff!!! no... no es eso... es que en realidad es una excusa que he puesto, no estoy nerviosa por eso, sino porque me atraes, estoy excitada y me encantaría follar como una salvaje contigo- le dijo descaradamente ella.

El se quedó mudo al oir aquellas palabras, porque no se lo esperaba, ya que únicamente habían ido allí a arreglar la moto, nada más. Pero Raúl se sintió tentado y seducido por ella al escuchar aquellas palabras. Y en aquel momento, allí mismo, le arrancó la camiseta dejando entrever sus esbeltos pechos. Y como un animal hambriento de deseo, comenzó a lamer y succionar con ganas sus pezones, comiéndose sus pechos como si de un niño goloso se tratara al chupar con ganas una dulce piruleta.

Verónica, en esos momentos, le tocó la bragueta del pantalón, y al notar que sobresalía su abultado pene, le desabrochó la cremallera, agarrando con fuerza su miembro al sentirlo tan duro como una piedra, le dijo:

- Mmmm estoy chorreando por entre las bragas como una puta, algo que nunca me había sucedido con nadie, quiero comer tu polla como una loba hambrienta.

Ella cogió las esposas y le ató, él se dejó hacer como si fuera un muñeco, y Verónica se puso el anfifaz en los ojos y encendió la vela. Y con su boca lasciva babeando viciosa saliva derretida, con su afilada lengua, comenzó a mamar el miembro de Raúl tragando la dureza de su hombría, hasta lo más profundo de su garganta, follándole con su lujuriosa boca, engullendo su erección hasta las entrañas, mientras que él jadeando, se escurría en placeres en la  bañera de su boca, entre aguas y espumas blancas.

Para Verónica aquella fue una nueva experiencia de lo más placentera, y es que para ella "El propósito de la vida es vivirla, disfrutar de la experiencia al extremo, extender la mano con impaciencia y sin miedo a vivir experiencias más nuevas y más enriquecedoras".




Mil gracias, mi querida Ginebrapor invitarnos a participar en la propuesta de Citas y Sueños para el proyecto de "Paraíso de Letras", ha sido un auténtico placer haber colaborado aportando mi granito de arena con mi relato.



Safe Creative #0907274170999


miércoles, febrero 07, 2018

"La carta" (Relato juevero)




Desde la soledad y la desesperación e impotencia, Olga, no dejaba de derramar lágrimas al pensar en el estado en que se encontraba su madre, ya que había días que ni siquiera la reconocía por las lagunas que desordenaban su mente.

Olga, intentaba abrir el cajón de su escritorio con las manos temblorosas para buscar entre los papeles la carta que escribió hace unos días en uno de esos momentos impulsivos en los que intentaba desahogarse con su madre... 

Por fin encuentra el folio escrito... lo desdobla... lo palpa... lo huele... lo respira... y se dispone a leer las líneas de la carta para seguir escribiéndola...



Mi querida madre:

Sé que no puedes leer esta carta, porque la enfermedad te nubla la vista y ya ni siquiera tu memoria me recuerda, pero aún sigo dando gracias a la vida porque sigues viva, y yo sigo a tu lado para cuidarte, darte mi cariño y hacerte recordar cada día que soy tu hija.

Hoy se han invertido los roles, tú eres la niña y yo soy tu madre, quién te protege, se preocupa por ti cada día, te da cariño, te cuida, como tú lo hacías cuando yo era niña, aunque tal vez a mí me resulte más difícil ser tu madre y no esté tan preparada como tú lo estabas conmigo.

Sé que esta cruel enfermedad no entiende de edades, y que aunque todavía no eres muy mayor a tus sesenta y cinco años, tu aspecto parece el de una anciana de noventa, porque la enfermedad te aleja de tu persona, de tus vivencias, de tu familia, aunque cuanto más te aleja de mí más cerca quiero estar yo de ti.


Pero no puedo evitar sentir cuánto me duele ver que ya no eres la misma de antes, tan presumida, ahora tan abandonada, lo mucho que me está costando asimilar que tú no tienes la culpa de nada, sino que es la terrible enfermedad, la que cada día avanza a pasos agigantados, la que te está arrebatando todo... ¡todo! ¡todo! ¡Dios! ¡cuánto me cuesta asumirlo!, y sé que por mucho que me esfuerce para que sigas siendo la misma, es como ir contracorriente el tener que luchar contra esa enfermedad que te va consumiendo la vida.


Dichosa peste del siglo XXI atracadora de la memoria humana, la que tantas veces altera mis emociones, cuando me haces perder la paciencia con tu rebeldía al decirme que haces lo que quieres y que no hace falta que nadie te cuide. O cuando me gritas a más no poder con rabia lastimándome tanto como si me clavaras un cuchillo en el corazón. O cuando no recuerdas lo que te cuento y me gritas juzgándome de mentirosa o desconfiando de mis actos como si yo fuera una ladrona cuando en verdad la ladrona es la enfermedad que te está robando día a día los recuerdos.


Pero aún así desde tu maltrato verbal hacia mí, herida y ofendida, yo te sigo queriendo igual que siempre porque sigues siendo mi madre, la que me trajo a la vida, me enseñó a ser humilde y generosa, y la que tanto amor me dió.




Olga, escucha los gritos de su madre que la taladran los oídos, ya no puede seguir leyendo la carta ni escribir más porque sus ojos se vuelven a empañar de lágrimas, derramándose sobre el papel, emborronando sus palabras escritas. 

Con el alma encogida y desgarrada, Olga, guarda el folio de la carta en el cajón y se dirige afligida hacia la habitación de su madre que no deja de gritar:

- ¡Ladrona! ¡vete de mi casa!



Más relatos jueveros sobre cartas en el blog de María José. 





Safe Creative #0907274170999


domingo, febrero 04, 2018

"Voz"




Mi voz grita lágrimas de sangre,
son aullidos licuados que inundan mis ojos,
chillidos derramados desde el alma,
lamentos bramados fracasados.

Ahogadas mis palabras
en la impotencia bloqueada,
heridas abiertas en el escalabro,
quebrantándose la confianza.

No hay consuelo para el corazón rasgado,
ni alivio para el llanto ensangrentado.



Safe Creative #0907274170999


viernes, febrero 02, 2018

"Se oxida"



Porque me dueles desde dentro,
desde lo más profundo de mis entrañas,
desde el alma ciego me crujen las pestañas,
y las pupilas se me despedazan.

Y mis labios lloran,
por no poder besarte,
y mi rostro se marchita,
por no sentir tus dedos,
y mi piel se oxida,
por no sentir tus caricias.

Y derramo poesía,
con las lágrimas de mis letras,
y mi alma se seca,
por no poder tocarte.

Me duele hasta el aire que respiro.



Safe Creative #0907274170999


martes, enero 30, 2018

"Fuego" (Relato juevero)



Enciéndeme con tu vela,
préndeme la chispa,
quiero ser tu falla,
chimenea de tu lumbre,
combustión entre las llamas.

Atízame con ganas,
chamúscame la piel,
inflámame con pasión,
achichárrame entre tus brazos,
incinérame en el infierno de tu cuerpo.

Que mis labios henchidos ardan,
que mis poros se incendien,
que mi cerebro se calcine,
que mis venas revienten,
hasta explotar mi corazón.

¡Hazme mujer de fuego!





Más relatos sobre fuego en el blog de MOLI.


Safe Creative #0907274170999


sábado, enero 27, 2018

"Juego"



Sumida a la perdición de la noche,
urdiendo en la coyuntura del abismo,
doblegada a la tentación entre cuclillas,
cayendo anudada de bruces hacia el pecado.

Me haces prisionera de tus manos,
esclava ardiente de tu cuerpo,
dominándome a tu capricho.

Muñeca columpiada a tus deseos,
manipulada por la gravitación de tu voz,
ceñida a la arteria de tu palpitación.

Se perforan los minutos,
arañando el tiempo,
rasgando el umbral del juego,
desvaneciéndose la integridad.



Safe Creative #0907274170999


lunes, enero 22, 2018

"Bocas"



Bocas indecorosas preñadas de vicio
se deshacen entre alientos
invocando al placer.

Bocas atrapadas en la lujuria,
lamiendo el deseo,
embistiendo el gozo.

Bocas amordazando el aire,
aprisionando los besos,
amortajando caricias.

Bocas embravecidas,
apuñalando la carne,
endiosando el verbo.

Bocas ensangrentadas,
lubricando el pliegue,
follando el corazón.



Safe Creative #0907274170999


miércoles, enero 17, 2018

"Detrás de la máscara" (Relato juevero)



Alba mujer madura de mirada triste, aire tímido, de belleza innata y con un cuerpo realmente atractivo, siempre solía vestir con ropa clásica, parecía a simple vista un alma solitaria.




Como cada mañana iba al Instituto donde daba clases de Matemáticas a los alumnos de Segundo de Bachillerato. Sus clases nada tenían que ver con su aparente personalidad, ya que la gustaba que fueran amenas, entretenidas, y comprensibles, de manera que sus alumnos participaran y así pudieran entender mejor la materia de las asignaturas tan complicadas en ese curso.




Desde hacía unos meses Alba daba clases particulares a Oscar, un joven alumno por el que sentía atracción, y el que no entendía muy bien las matemáticas.




Lo que nadie podía imaginar es lo que vino después con el tiempo, que acabaron siendo amantes, manteniendo relaciones sexuales cada noche, disfrutando ambos como dos almas bestias del sexo, ella como una ninfómana, y él como un bellaco.




El la pedía se vistiera íntimamente con ropa erótica provocativa de encajes y seda, toda de color rojo, desde sus labios, hasta el sujetador, tanga, medias, ligas, zapatos de aguja, porque le gustaba disfrutar como un voyeur viendo su cuerpo esbelto del color de la sangre, la que tanto le ardía por sus venas. 




A ella, en cambio, le volvía loca el sexo puro duro y le suplicaba que la magreara con sus manos todo su cuerpo, que con su boca le comiera sus pechos, que masticara sus rojos labios húmedos, que empapara sus dedos de sus fluidos.




A Alba la encantaba ponerse en la posición de a cuatro patas, posando para él henchida de placer como si fuera una leona en celo, suplicándole la dijera palabras sucias, obscenas y lascivas que tanto la ponían a mil, y al final terminaba implorándole ser follada duro para obtener su recompensa, ser diluviada entre las aguas orgásmicas por su alumno favorito.





Más relatos jueveros sobre detrás de las máscaras en el blog de Roxana.





Safe Creative #0907274170999


martes, enero 16, 2018

"Y renazco..."




Asalto la vitrina del mutismo,
arañando con garra
el aparador del silencio,
perforando los muros de la calma,
suicidando la estancia de la muerte,
abriendo el pórtico a la vida,
en esta abandonada apatía
que envuelve entre sedas mis días.

Y renazco con ímpetu a mis locuras
nutriendo el iris de tu deseo,
saqueando tu impaciente mirada,
trenzándote besos con mis labios de fuego,
trazándote versos con la sangre de mis venas,
tentándote impune a mis inmorales fantasías.

Galopando en la tempestad,
cincelando la obscenidad,
hidratando la lubricidad,
asediando al infierno,
rompiendo el latido,
alucinando al jadeo.

Y el verbo se hizo carne,
y la carne se deshizo
en la sustancia más líquida
del último suspiro.







Safe Creative #0907274170999


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...